Derechos Humanos y Naturaleza

Comienzo recordando que los derechos humanos, tal como lo concebimos en la actualidad, son el fruto de una larga evolución de continuas luchas por limitar el poder del Estado, y sucesivos reconocimientos a los derechos de las personas.

Hoy en día existe un cierto consenso de que la naturaleza no es ilimitada y debemos cuidarla pues de ella depende que consigamos los recursos para satisfacer nuestras necesidades y desarrollarnos. Sin embargo, este consenso se torna complejo cuando se trata de armonizar ecología y economía, especialmente economías a gran escala, sean megaproyectos que afectan territorios, sean estrategias productivas o extractivas generadas por las empresas transnacionales.

Conscientede que el patrimonio natural es un componente importante de la identidad de las comunidades, los grupos y los individuos, por lo que su destrucción deliberada menoscaba tanto la dignidad como los derechos humanos.

El derecho internacional ambiental se construyó sobre la idea antropocéntrica de que los seres humanos somos lo más valioso en el mundo,  y que debemos preocuparnos por un desarrollo sostenible, que provea, fortaleciendo así la falsa división humanidad - naturaleza. Así el rezago de lo ambiental en el marco de los derechos económicos, sociales y culturales, sin un sentido ecológico  y minimizando el quehacer a la acción regulatoria, cada vez más flexible, de niveles de contaminación aceptables. El sistema interamericano de DDHH está dando pasos en lo legítimo del derecho al medio ambiente sano, otorgando recomendaciones a los Estados en el marco de visitas a países o en informes temáticos. Sin embargo no se ha logrado aún encontrar un espacio para decantar la catástrofe ambiental de nuestro tiempo. Pero, un punto de inflexión fue la declaratoria de la Naturaleza – Pachamama como sujeto, en la carta política ecuatoriana, un año más tarde la Asamblea General de las Naciones Unidas instaba a los Estados a considerar el tema de la promoción de la vida en armonía con la naturaleza,  y luego Bolivia se sumaba por vía legislativa al reconocimiento de la Madre Tierracomosujeto y titular de derechos.

 Así, enun intento por revertir las situaciones de devastación a la que está expuesta la naturaleza por los seres humanos, se observa enlos últimos años la inclusión en constituciones de varios estados, de la naturaleza como sujeto de derechos humanos. Esta entre otros elementos incorpora el respecto integral a su existencia, al mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura y ciclos evolutivos, derechos a su restauración y aplicación de medidas precautorias y restricción de actividades que pudieran menoscabar o alterar su ciclo natural. Este reconocimiento aún se encuentra en condición de debate incipiente en un intento de dejar atrás visiones antropocéntricas por otras más integrales que vean al ser humano como parte de un sistema.(Dirección Nacional de Promoción de los Derechos Humanos y de la Naturaleza. Defensoría del Pueblo, Ecuador. Derechos Humanos y de la Naturaleza. 2013).

Hoy se está valorando una nueva noción. La definición de Derecho Internacional hace expresa mención a los sujetos que lo componen, representado por un conjunto de normas destinadas a reglamentar las relaciones entre los Estados, entre las organizaciones internacionales, y los sujetos del Derecho Internacional. Sin embargo la creciente internacionalización de la industria y comercio y sus actividades, presentan hoy un desafío al marco legal y político que rige un Estado. Creándose nuevos problemas de antagonismo y de ajuste, por una parte, entre los Estados soberanos, y la internacionalización de las actividades empresariales y de los intereses económicos, implementados por las empresas transnacionales. Estas empresas se presentan como un conjunto de sociedades, incorporadas independientemente en varios Estados, y actuando simultáneamente bajo diferentes leyesy jurisdicciones, constituidas bajo un modelo de sociedades anónimas, que son admitidas por los Estados aún siendo sociedades constituidas en el extranjero. Las implicaciones para el Derecho Internacional Público de estas empresas, se da en la posible violación por parte de éstas de los conceptos básicos de soberanía de los Estados y establecen una nueva división internacional del trabajo, en la mayoría de los casos de forma independiente o desvinculada de laspolíticas laborales y sociales de los Estados.  Esta condición es la que se observa hoy para aplicarlas como responsables bajo el  derecho internacional, y por ende sujetas a sanciones.

Mientras tanto, y ante la falta de mecanismos útiles para este efecto, en la mayoría de los países latinoamericanos es la ciudadanía la que se ha levantado mediante procesos de autonomía, por la defensa de sus territorios.  Y en esta tarea, que es lenta y rodeada de dificultades, el Estado se transforma en un obstáculo, ya que la mayoría de las veces, defiende la posición de las grandes empresas o simplemente no utiliza los mecanismos existentes para fiscalizarlas.

La lucha de los individuos, colectivos y comunidades, es por lo tanto, no solo contra el gran capital nacional y extranjero, sino también con el Estado.

Por Angélica Hernández
Directora Centro de Estudios y Promoción de los Derechos Humanos
Universidad de La Frontera